Reportajes 2014 III



Abel Pintos íntimo: “Disfruto lo que hago y eso se nota en el escenario”




El cantante se presentó la semana pasada en Mendoza, llenando dos veces el Stadium Arena Maipú. Y tuvo tiempo para sentarse a solas con MDZ para hablar de todo.

Abel Pintos: “nos bastan 3 minutos de una canción para estar todos conectados”



 


“Hace un tiempo que no veníamos a dar un concierto a la ciudad”, dijo ayer Abel Pintos a poco de arribar a Comodoro Rivadavia después de 25 horas de viaje por tierra. Por la noche, lo esperaba su primera presentación en el Predio Ferial, donde volverá a actuar hoy para presentar su disco Abel y compartir algunos de sus temas más conocidos.


Durante dos horas, da a conocer íntegramente su nuevo material “en el mismo orden en el que los temas aparecen en el disco para que quien no lo conozca o quien lo tenga pueda escucharlo en vivo”, aclaró. Del mismo modo, el artista -que tiene a esta ciudad como telón de fondo de parte de su niñez- dedica la mitad del concierto a “esas canciones infaltables para el público y para mí también”.

Un viaje, muchos viajes

El viaje en micro tiene que ver con su propia exigencia para poder cumplir con un público que se ha ido ampliando en estos 20 años de carrera. “No me gusta arriesgar la posibilidad de hacer un concierto o que se suspenda por problema de vuelos, por clima, sindicales o lo que sea”, comentó con el visible cansancio en su rostro a pesar de confesar que la pasan “muy bien y nos divertimos mucho”, en esos viajes.

Comodoro Rivadavia esta vez tiene el privilegio de estar entre los primeros lugares de la gira nacional. En su caso, no es casualidad u oportunismo: asegura que necesita traer sus canciones a estas tierras porque “uno se aferra a ciertos lugares por el cariño y el precio emocional que tienen esos lugares”.

Tal vez porque lo conoce, porque sabe de sus inmensidades, acotó: “siempre me sorprende en las redes sociales la cantidad de kilómetros que hacen para poder estar con nosotros”. 

“Emocionalmente, es necesario para mí pasar por estos lugares”

Con sus expectativas en alto, Abel Pintos aseguró que esta “es una ciudad que conozco muy bien y me conoce muy bien. Vine a dar conciertos cuanto era muy niño nada más y en todas las etapas de mi carrera estuve viniendo a tocar”, recordó.

En este caso, con dos funciones a pleno en un predio que le quedó grande a muchos artistas de trayectoria, Pintos dijo que “la expectativa tiene que ver con la posibilidad de brindar un concierto ante gente que conozco muy bien”.

Por eso, aseguró que “emocionalmente es necesario para mí pasar por estos lugares para hacer las canciones, para sentir que el ciclo se completa”. Desde La Llave hasta Abel, las giras de todos los discos lo trajeron a esta parte del país.

Esta vez el recorrido, lo llevará por otras ciudades como Trelew, Río Grande, Río Gallegos y Ushuaia, de la mano de Arriba el Telón.

El contacto con el público “me emociona y alimenta mi fe”

En varios momentos de la conferencia habló del amor y de la emoción que pone sobre el escenario y hacia el público. Consultado sobre qué recibe a cambio, el artista dijo que “es algo cíclico, y eso es lo conmovedor”.

Pintos aseguró entonces que “los conciertos para mí, más allá de ser un estímulo de mi ego muy dulce, es un estímulo de mi fe. Porque tengo fe en nosotros, en la gente, en los seres humanos”, apuntó. 

Para el cantante, “vamos a terminar de entender en algún momento que la cosa está entre nosotros y en todo lo que hemos experimentado hasta el momento y cada concierto es un fiel reflejo de eso porque me subo a un escenario y me enfrento a miles de personas que me conocen hasta cierto punto y yo conozco hasta cierto punto también y más allá de venir de lugares diferentes, tener edades distintas, ir hacia lugares distintos y hablar distinto, nos bastan 3 minutos de una canción para estar todos conectados”.

Así, se encuentran él y su público “emocionados, felices, hablando el mismo idioma, conociéndonos de toda la vida y eso me emociona y alimenta mi fe porque creo que en algún momento lo podremos trasladar a la vida”.

Antes de descansar un poco para volver sobre ese ritual, concluyó: “depende de mí brindar buenos contenidos y que el público se sienta feliz de lo que hago”.

Nominado como mejor artista pop: un “crecimiento natural y orgánico”

En un momento en que lo encuentra consolidado, nominado como mejor artista masculino de pop para los Premios Gardel, Abel Pintos se reconoce en muchos géneros pero siempre vuelve al folklore, que “jamás voy a dejar de interpretar porque es el lugar desde donde puedo crecer como músico”, expresó.

De todas maneras, se lo nota contento con las cuatro nominaciones por su disco pop, una incursión musical que “tiene que ver con el crecimiento natural y orgánico” que -dice- viene experimentando.

El cantante, que surgiera en un coro de Bahía Blanca y a sus 9 años se sentara ante su familia para decirle que no quería hacer otra cosa que no sea música, rescata la curiosidad que como artista lo lleva por otros lugares porque “me importa más lo que digo que cómo lo digo”, sostiene.

“Han pasado casi 20 años de música, con un desarrollo artístico muy importante y el privilegio de poder dedicarme todos los días, todo el día a hacer lo que amo”, repasó. “Todo lo demás son circunstancias y contextos que están alrededor mío, que disfruto muchísimo”.

Por todo eso, asegura que compartir el rubro pop de uno de los premios más prestigiosos de la música en español “me pone contento”, dijo.  “Siempre es lindo que cuando abordás un contenido en el que todavía te sentís un forastero por la cantidad de años que hace que lo interpretás, pueda ser considerado, no deja de ser un incentivo”, agregó.

Incluso, dijo que a raíz de esta distinción “le tenemos que cortar la gira al medio a Hernán y regresar a Buenos Aires el 4 para la entrega de los premios, porque además tengo que hacer una performance y volver para continuar con los conciertos”.

Fuente: DiarioCronica



El paso firme de Abel Pintos

 

El cantante más convocante del país ofrecerá dos recitales, el fin de semana próximo, en el Arena Maipú. Antes, habló del gran momento que vive.



 

Selva Florencia Manzur
manzur.florencia@diariouno.net.ar

Suele decirse que los artistas hacen su carrera en teatros y arenas, pero se gradúan cuando se convierten en estrellas capaces de llenar estadios. Abel Pintos recibirá su título en noviembre, cuando cante en el Estadio Único de La Plata, recital para el cual ya agotó las entradas.

Casi como un presagio, el cantautor compuso para su último disco –llamado simplemente Abel– la “canción de estadio perfecta”: Aquí te espero.

Una canción de estadio perfecta es aquella que tiene no sólo la capacidad de emocionar e invitar a todos a corearla, sino que además cuenta con una sección de coro que el público puede interpretar solo, mientras el artista le cede el micrófono, entregándole así el control completo del show. Todos los grandes artistas tienen la suya y ahora Abel también.

Previo a esta bisagra que significará ese recital en su carrera, Pintos se encuentra de gira por distintas provincias del país. Esa gira es la que lo trae el viernes y sábado a Mendoza para cantar en el Stadium Arena Maipú.
En esos conciertos, habrá gran protagonismo de las canciones que conforman su noveno trabajo de estudio, aunque los temas que lo consagraron también estarán presentes.

El espectáculo incluirá además un cuarteto de zambas formado por Mi error, Solo canto por vos, El beso y Quisiera. En tanto, Tiempo, La llave y Bella flor también aparecen en la lista de temas de los conciertos que viene ofreciendo hasta ahora.

Claro que antes de embarcarse en esta nueva aventura de ruta, el joven de 30 años se tomó un merecido descanso. Eso fue luego de ofrecer siete recitales en el Luna Park a sala llena.

Fue durante esas breves vacaciones que Escenario dialogó con él sobre su futuro y lo que le dicta su creatividad musical, esa que lo mantiene alerta en todo momento.

–La última vez que estuviste en el Arena Maipú presentaste Sueño dorado, un álbum con el que aseguraste que tu búsqueda sonora había terminado de cerrarse. ¿Tu último disco, Abel, siguió ese camino?
–Con cada disco busco cosas nuevas, porque siempre tengo algo nuevo para decir y uno nunca habla de la misma manera. Con cada trabajo busco nuevas formas de decir lo que siento. Siempre admiré a los artistas que tienen la capacidad de reinventarse, y ese es uno de mis objetivos artísticos. Abel inició una etapa en la que me preocupo más por lo que quiero decir que en cómo voy a decirlo.

–Mientras vas en la ruta o estás en hoteles, ¿ya vas pensando en el disco número diez?
–Sí. Todo el tiempo. Por un lado, soy un músico muy inquieto y curioso. Por otro, cada disco representa un tramo de mi vida y todos los días vivo cosas muy intensas y conmovedoras. Todo eso se va a cumulando y va pidiendo su expresión. Ya tengo muchas canciones escritas y tengo una idea de hacia a dónde quisiera ir con este siguiente disco. De todas formas, todavía no estoy trabajando en él porque tengo las energías puestas en esta gira.

–¿Y para cuándo un descanso? Da la impresión de que hace varios años que no dejás de trabajar...
–Después de las siete funciones en el Luna Park, que fueron en mayo, y hasta el 1 de agosto, que empezamos la gira, estuve de vacaciones. Claro que mis vacaciones tienen más que ver con descansar del viaje diario, de ir de un lado para el otro, que con frenar la mente. En realidad, la creatividad y las ganas de componer no las puedo parar porque son inherentes a mí. Es mi forma de vivir y no busco detenerlo.

–¿Qué se siente agotar el Estado Único? Es un lugar que han llenado bandas como Aerosmith y Metallica…
–Se siente una emoción enorme y un profundo agradecimiento para con todo el público y con todos los que consideraron asistir a una fecha que, musicalmente y emocionalmente, marca un hito en mi carrera. Por otro lado, estoy orgulloso de que esto le esté pasando a la música argentina y popular. Ojalá que esa fecha sea la puerta para que muchos músicos nacionales puedan hacer lo mismo.

–Hace poco, en un diario, te apodaron “el nuevo Sandro”, ¿qué opinás de ese rótulo?
–(Risas) Lo usaron como una metáfora para graficar el paralelismo que puede haber entre lo que haya vivido alguna vez Sandro y lo que estoy viviendo yo, pero no creo que haya punto de comparación ni de igualdad. Sandro es una leyenda y yo soy un artista en desarrollo, en crecimiento.

–Muchos no se imaginarán que te gusta el fútbol, pero estuviste siguiendo el Mundial, ¿cómo viviste la final?
–Veo mucho fútbol y seguí el Mundial de cerca. Pero yo vivo la ganancia. No lo viví como algo triste. Creo que ganamos muchísimo. Hacía mucho que no teníamos una sensación de solidez tan grande ni que se representara tan bien la pasión que siente este país por el fútbol. Los idóneos del tema sabrán si los jugadores estuvieron al 100%, lo que no puede negarse es que mostraron con coraje y garra la emoción que tenemos los argentinos hacia el fútbol. Eso, a mí, que no sé nada de lo técnico, me hizo feliz. Lloré de emoción cuando pasamos a la final.

–Desde hace un tiempo, te venís expandiendo hacia otros mercados y países ¿cómo fue visitar EE.UU., España y México?
–Es interesante, porque se notan diferencias en el público. Todo lo vivo de una forma nueva. Hay influencias culturales que nos llevan a todos a ver las cosas de diferentes maneras y la música no queda exenta a eso. Me pasa, por ejemplo, hasta en Chile y en Uruguay, que son países vecinos. Me llena de expectativas y me brinda la oportunidad de ampliar mis horizontes creativos y mis ambiciones emocionales.

–¿Qué música estás escuchando últimamente?
–Escucho mucha música de los ’80, pero de lo contemporáneo estoy copado con Pharrell Williams, porque su disco me gustó mucho. Estoy muy ansioso por el nuevo disco de Maroon5, que es una banda que disfruto mucho. Salta La Banca es un grupo que me gusta mucho también. Tengo una gran amistad con ellos y estoy contento de que sigan creciendo como banda y se estén proyectando.

“Me emocionó mucho ver a Piquín bailando mi canción en la Vendimia”

En marzo pasado, las autoridades del Ministerio de Cultura hicieron lo imposible por tener a Abel Pintos cantando Sin principio ni final mientras Hernán Piquín bailaba sobre el escenario del Frank Romero Day, en la Fiesta Nacional de la Vendimia.

Sin embargo, y tal como contó Escenario en aquel momento, el artista estaba de gira en España y no pudo ser.

–Te pidieron que estuvieras en la Fiesta de la Vendimia...
–Sí. Me llamaron, pero los grandes festivales, por su logística, se trabajan bastante sobre la fecha y yo tengo muchísimo trabajo. Cuando me hicieron la propuesta, ya estábamos imposibilitados de estar. Hubiese sido muy lindo compartir el escenario con Hernán, con quien hemos forjado una gran amistad.

–¿Viste algún video de la Fiesta?
–Sí. Me emocionó mucho verlo bailando mi canción Sin principio ni final, en un cuadro hermosísimo. Ojalá, tenga la oportunidad de estar alguna vez allí, porque es un evento en el que nunca participé. Quiero mucho a Mendoza y sé que ustedes se identifican mucho con esa gran fiesta. Me encantaría que me invitaran. Una viña representa mucho el sentir del pueblo, de lo que vive el trabajador durante todo el año, del fruto de la tierra y de cómo para ese producto a la provincia frente al mundo.

Fuente: Newscron

 

Abel Pintos: “Soy muy exigente conmigo”

El cantautor vive un exitoso presente: después de agotar siete Luna Park, comenzó la gira de su última placa “Abel”, y sumó una fecha en Mendoza. Con cuatro nominaciones a los Premios Gardel, derriba fronteras con su música y se consagra como un artista popular. Quién es el joven detrás de un fenómeno que no se detiene. Actuará el 22 y 23 de agosto, en el Arena Maipú.



“A nosotros nos gusta ganar más. Pero saquémonos las caretas, la viveza criolla es tan parte del cómo llegamos, como lo táctico y lo estratégico. Nosotros sentimos pasión, y la Selección reflejó eso”, así termina la conversación telefónica con  Abel Pintos hace un mes atrás, cuando la derrota y el orgullo del segundo puesto de la Selección Argentina de Fútbol en el Mundial Brasil 2014 aún estaban calientes.

En ese momento, el cantautor se encontraba en plena promoción de su gira “Abel”, con la que llenó siete Luna Park, debutó en Chile la semana pasada, y hasta fin de año lo tendrá ocupado con actuaciones a lo largo y ancho del país, incluido el Stadium Arena Maipú, lugar que nuevamente lo recibirá el próximo viernes y sábado.

 Y aunque no se considera futbolero, le gusta el fútbol y disfrutó de la alegría mundialista. Así como disfruta de un concierto en un teatro en la Puna jujeña, o cantar en subte de Buenos Aires junto a Rosana.

Ese Abel que se dice riguroso e inquieto, no discrimina escenario posible para subirse y regalarle a sus seguidores un instante de plena música. Fue la estrella de los distintos festivales de verano en nuestra provincia, y ahora está de regreso.

En su ascendente carrera, quedan vestigios de su perfil folclórico, aunque con su exitosa placa “Sueño Dorado” (le valió el año pasado tres Premios Gardel entre ellos el Gardel de Oro al Mejor Disco del año), se consagró como artista popular.

Con mayor suerte cuenta su nuevo disco “Abel”, lanzado en octubre pasado, es el álbum más vendido de su carrera (quíntuple disco de platino) y competirá en cuatro categorías en los Premios Gardel 2014.

Pero antes de comenzar el peregrinaje del tour, desconectó el GPS y como cualquier mortal reparte sus horas entre trabajo y distracción.

-Estás entrenando duro, por lo que compartís con tus fans en las redes sociales, y preparándote para lo que viene...

-Estoy descansando todavía, esto no es nada para mí. Yo descanso de los viajes sobre todo. Y corrí media maratón independiente de 10 kilómetros. Y me estoy preparando para los 42… fue un buen logro para mí. Tuve una época intensa entre los 16 y 18 años, y ahí me lesioné y retome hace unos cuatro años. Es una de las pocas actividades que logran abstraerme de todo. 

-Entradas agotadas para tus conciertos de fin de año, giras en el exterior, top en los ranking... ¿Cómo vivís este fenómeno?

-Lo vivo con mucha emoción, y por sobre todo con mucha felicidad porque en realidad siempre fui muy curioso e hiperactivo, con mucho trabajo. Paulatinamente fui teniendo más atención sobre las cosas que hacía.

Pero siempre estoy activo, es inherente a mi personalidad musical. Siempre trabajé mucho con la música sin tener espacios para hacerlo. Hoy tengo muchos espacios, puedo compartir lo que hago, y eso me estimula aún más.

-¿Tus actuaciones con La Oreja de Van Gogh o Rosana son un empujoncito para tu carrera internacional?

-Son participaciones muy importantes de frente a uno de mis sueños que es compartir mi música en el resto del mundo. Estoy empezando a trabajar de a poco en otros países. Fui a Uruguay el año pasado, voy a Chile como parte de la gira "Abel". También a España con ocho días de conciertos. Y lo vivo con expectativa. Porque la música ha surgido de distintas maneras en otros países y culturas.

-Me llama la atención que a pesar del éxito, no dejas de participar en festivales populares y demás. No dejas pasar ninguna ocasión para cantar…

-Son giras distintas, conceptualmente muy distintas, entonces es entretenido para mí y para el público. Aunque tenga posibilidad de girar por el mundo, siempre lo haré así. Trabajo para esto con mucho amor.

Dueño de una ductilidad musical que fue cultivando a lo largo de su carrera, elogiado por la crítica y sus pares, a los 30 años es el artista popular del momento.

Su capacidad interpretativa, sumada a las letras transitables, hace que los temas de Abel se conviertan en hit en sólo cuestión de semanas.

Sucedió con “Aquí te espero” y “Tanto amor”, ambos con un tinte romántico y pop que no para de sonar en la radio y ya son parte de su repertorio más conocido.

Y como un jugador de primera, al que todos quieren tener en su equipo, artistas nacionales e internacionales lo fichan para que su voz se cuele en canciones ajenas.

-Estuviste con Gustavo Cordera cantando "Un Pacto". Sos parte de una generación que creció con La Bersuit y me imagino lo especial que es para vos cantar ese tema.

- Sin duda. Yo fui a ver a la Bersuit alguna vez a Cemento cuando éramos muy pocos los que íbamos a verlo. Fue muy especial ser parte de esa canción con Gustavo Cordera, por lo que significa esa canción para mí y para mi generación, lo que significa Gustavo como compositor.

Y porque fue muy lindo acompañarlo en un momento muy especial en su vida, después de 10 años canta esas canciones de la Bersuit, y las grabará en un CD y DVD que saldrá más adelante. Se amigó con esa etapa de Bersuit, y sé lo conmovedor que puede resultar.

-León Gieco fue una especie de padrino y mentor en tu carrera, ¿vos sentís que le debes algo?

-En realidad no siento que le debo algo, no tengo esa sensación de vacío. Más bien tengo una sensación constante de saber que estoy honrando de alguna manera ese gesto tan humano que tuvo conmigo.

-¿Cuál es el concepto que engloba el disco “Abel”?

-El disco habla de aceptar, el protagonismo de todas las canciones es aceptar algo, sucede algo particular en cada historia. De eso habla el disco, y fue un poco lo que yo estuve transitando y por eso lo quise reflejar.

-Por ahí los cortes de difusión no son los preferidos para los músicos. ¿Cuál es el tema que más te gusta de este trabajo?

-"De sólo vivir", que será el nuevo corte de difusión precisamente y "El Mar", son dos de las canciones que más me gustan.

-¿Sos muy exigente?

-Si lo soy (en tono tajante), soy muy exigente conmigo. 

-Lo decís sin dudar…

-Como le corresponde a un exigente, un tipo que duda no es exigente (se ríe). Por ejemplo de frente a un músico, yo tengo un concepto claro y le pido que refleje eso. Si el músico acepta esa responsabilidad le voy a exigir que la cumpla. Que sea exigente no quiere decir que sea tajante y mucho menos maleducado y agresivo.

 

La ficha

Abel Pintos con su tour “Abel”
Días:
 viernes 22 y sábado 23 de agosto.
Hora: 22.
Lugar: Stadium Arena Maipú.
Entradas: $450 (platea vip), $400 (palco y platea preferencial A), $350 (platea preferencia B), $300 (tribuna central), $250 (tribuna lateral). En Musimundo (San Martín1549), Musimundo Portal de Los Andes (Godoy Cruz) y en 
Tuentrada.com

Texto y entrevistas: Lorena Misetich - Especial para Estilo


Abel Pintos: “Mi raíz es la música folclórica y yo decido explorar otros géneros”

De vuelta de España llenó siete Luna Park presentando “Abel”, su último disco, que presentará en Central Córdoba

 

 

“Estoy yendo bastante, y me va muy bien allá. En septiembre voy de nuevo a España”. Muy serio, Abel Pintos elude, en perfecto bahiense natal, la pregunta sobre si ya se le pegó el acento de la Península, en alusión a lo bien que lo recibieron. 

En marzo, después de la temporada de festivales desembarcó con éxito en España. En mayo, llenó siete Luna Park con la presentación de “Abel”, su último disco. Esta noche subirá al escenario del Atahualpa, y en septiembre España lo convoca de nuevo.

- ¿Cómo te llevás con el vértigo de tu carrera? ¿Te cuesta mantener el autor-cantante-personaje?

- La situación es más importante que el contexto para mí. Velo y trabajo cada día por dedicarme a la música y el contexto uno se alguna manera lo elige pero no es lo más importante. Para mí dar un concierto propio en un festival o en un estadio solo, y a la semana dar un acústico en una sala para 200 personas en España un público que no me conoce es exactamente igual. Lo importante para mí es la situación de subir al escenario y dar el concierto. Ahí entrego todo, y a cada concierto lo preparo en forma particular. A lo que voy es que no tengo un personaje que sostener sino que la música en mí es una cuestión orgánica.

- ¿Qué vas a ofrecer en el Atahualpa?

- Planteamos una primera parte con los temas del disco “Abel”, en el orden en que van, y una segunda con un repaso de las canciones de siempre, las infaltables. La cuestión es que yo iba a ir a Tucumán sí o sí a presentar “Abel”. Los productores de Atahualpa me propusieron presentar el disco en el contexto del festival. Nos pareció una buena idea. 

- ¿Es una presentación especial?

- La verdad es que este concierto tiene algunos requerimientos técnicos especiales que la producción estuvo predispuesta a conseguir y poner a nuestra disposición, por eso lo haremos así. Tiene que ver con la puesta en escena. Normalmente en un festival pone pantallas de una forma determinada y todos los números usamos el mismo concepto, pero resulta que ahora tenemos concepto propio. Son cuestiones técnicas que no hacen a la esencia, es decir, las canciones, pero no dejan de ser detalles que tienen significado y protagonismo.

- ¿En qué se diferencia “Abel” de otras producciones?

- Cada disco es distinto del anterior. En realidad las diferencias son de todo tipo: musicales, líricas, de interpretación, de estética, de concepto, de mensaje y de lo que se pretende hablar.

- ¿Cómo es tu proceso creativo?

- Las canciones se pueden trabajar, pero no es mi caso. Yo no soy sistemático para componer; no tengo un día, un horario ni un ámbito especial. Escribo canciones a partir de emociones o de determinadas experiencias que provocan emociones u opiniones, que ya fueron procesadas mental o espiritualmente y piden expresión. Mi forma de expresarme es a través de la música. Otros lo hacen de otra manera; de la misma forma que unos pueden llorar de emoción. Es algo inmediato, que nace en un momento y es espontáneo y genuino. Con las canciones paso de no estar haciendo nada a haber escrito una canción en quince minutos. El trabajo lo hago después, como producción, pero lo que siento o lo que creo pide pista y lo expreso.

- ¿Qué les decís a los que te acusan de haber comenzado en el folclore y no haberte mantenido en la ortodoxia?

- Todos los músicos del mundo eligen un género de raíz para después crecer creativamente. Un ejemplo extremo son Los Beatles, que comenzaron haciendo rock, y lo hicieron toda la vida, pero desde el rock como raíz abarcaron otros géneros de todo el mundo. En mi caso, mi raíz es la música folclórica, y yo decido explorar otros géneros y crecer creativamente desde ese lugar. Hay quienes comienzan en el folclore y se mantienen ahí toda una carrera porque son artistas de raíz tradicionalista. Yo no lo soy en ningún orden de mi vida, y por eso en todos los órdenes voy avanzando conforme a las distintas etapas de mi vida, entonces con la música pasa igual. Desde ya y, fundamentalmente, la elección de un camino musical es subjetiva y de libre albedrío. Si a alguien no le gusta esta etapa, y le gustaba mucho más otra, está en él decidir ir o no a un concierto.

- ¿Tenés una definición particular de lo que se denomina folclore?

- El folclore es la música popular por excelencia. Folclore: dícese del saber del pueblo, de lo que identifica al pueblo. Por eso son tan folclóricos Los Chalchaleros como la Mona Giménez o Las Palmeras, en el sentido etimológico del término. Luego, musicalmente son géneros distintos.

Tiene la certeza y la madurez de un artista que avanza y que mira seguro su camino. Con solo 30 años.

Fuente: La Gaceta


 







TODOS UNIDOS POR ABEL


 


 

 




 

 
Facebook botón-like
 
 
 

Reflejo Abelero

Gifs Animados Email (1)

reflejoabelero@hotmail.com

Reflejo Abelero
en

  

 
Momentos incomparables...
 









Siempre junto a Abel
 



















 




 
Hay 10 visitantes Gracias... esperamos que regreses.
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis